domingo, 3 de enero de 2010

Hábito Nazareno


El hábito nazareno es el atuendo de la penitencia en las cofradías. Es importante tener conciencia de que no debe ser usado en ninguna otra circunstancia que no sea la estación de penitencia ya que es el único fundamento de su existencia.


Existen diferentes tipos de hábito en cuanto a color, forma o género basados en diferentes criterios.



El hábito de nuestra Hermandad está compuesto por túnica morada de cola con antifaz del mismo color y textura, 90 cm de altura y largas caídas delanteras, cinturón trenzado de esparto de color natural y sandalias y calcetines negros.


El antifaz es la prenda más importante del hábito ya que posibilita al nazareno cumplir con el anonimato y la privacidad de una penitencia que es ante los ojos de Dios y no de los humanos. Mientras el nazareno vista su hábito, jamás debe desprenderse de él delante de otras personas.


Dentro del antifaz, acoplado a la cabeza, va un cono de cartón u otro material ligero llamado popularmente "capirote" que confiere al antifaz toda la esbeltez que dé el largo desde la cabeza hasta el extremo en pico. Esta verticalidad simboliza la dirección de la oración del nazareno que emana de su mente (su cabeza) y se eleva dirigiéndose al cielo (a Dios) buscando el perdón de sus pecados.




La cola posee un doble significado:
-La cola como el lastre del pecado que el hermano arrastra recogiendo las inmundicias de las calles que atraviesa como símbolo de las propias culpas y pecados que comete a lo largo de la vida y que espera redimir con su penitencia.
-La cola como elemento amortajador del hermano que al morir pide ser amortajado con su túnica, de forma que, una vez el cuerpo sin vida sea depositado en el féretro, la cola lo tape completamente de los pies a la cabeza de manera que muera para el mundo y sea borrado del mundo de los vivos.
Los nazarenos de nuestra Hermandad llevan la cola recogida bajo el cinturón de esparto y portada sobre el antebrazo opuesto al que porta el cirio, cruz o insignia.





Las sandalias. Símbolo de sencillez y humildad ante Dios del hermano que realiza la penitencia. Actitud indispensable sin la cuál no es posible ni el arrepentimiento, ni el propósito de enmienda, ni el perdón de los pecados. Son negras y calcetines no ejecutivos del mismo color. No obstante, el hermano que lo desee podrá ir descalzo como símbolo también de humildad y sencillez.

Establecida canónicamente en la Iglesia Parroquial de San Juan Evangelista de Almería







Casa de Hermandad - Calle Alborán, 15 C.P:04002 Almería
Tlf: 681 605 299